El Ayuntamiento de Buñol recoge más de 14.000 kilos de basura y enseres de los contenedores de diseminados de la población

Usted está aquí

Rafael Pérez, concejal de Servicios del Consistorio buñolense, recuerda que desechar muebles, enseres y restos de obras es ilegal, además de atentar contra la salud pública y el medio ambiente. Pueden ser sancionados con multas desde 600 hasta 600.000 euros

Área: 
Servicios

Rafael Pérez, edil responsable del área de Servicios del Ayuntamiento de Buñol, ha mostrado un profundo malestar por la gran cantidad de basura, enseres de todo tipo y restos de obras que se han vertido de forma ilegal en los contenedores de los diseminados de la localidad. Confirma que la brigada municipal ha retirado más de 14.000 kilos, “una cifra muy superior a lo que han estado retirando habitualmente en estas fechas otros años, y que a pesar del Estado de Alarma todos los meses se limpiaban y recogían todo lo tirado a estos contenedores, que recuerdo, no son vertederos”.

En declaraciones a Radio Buñol TV esta misma mañana, el edil buñolense ha confirmado que la Policía Local va a estudiar y controlar los desechos que se tiran en estos contenedores y que en caso de un mal uso serán multados. “Ya tenemos constancia de varios vecinos. Les enviamos la factura de lo que ha supuesto la recogida de sus enseres y controlamos que no lo vuelvan a hacer. En caso de que persistan, el Ayuntamiento no va a dudar en interponer acciones legales al tratarse de un atentado contra la salud pública y el medio ambiente”. En este caso, dice el concejal, que pueden llegarse a imponerse sanciones de hasta 600.000 euros.

Pérez continúa: “Todos debemos saber que nuestros montes hay que preservarlos. En caso de que se tenga que tirar enseres pueden llevarlos al ecoparque de Chiva o al de Siete Aguas, o incluso llevarlos a sus domicilios del casco urbano y llamar al Ayuntamiento para que los recojan; en ese caso deben ser hasta 3 enseres”. El concejal de Servicios también incide en que este asunto es una cuestión de todos, “tenemos que preservar nuestro entorno, ser cívicos y responsables, y si no es así el Ayuntamiento no dudará en interponer multas y acciones judiciales, como se hacen en la gran mayoría de Consistorios”.

Por último, el edil confirma que también se han retirado enseres tóxicos y químicos, que todavía suponen mayor riesgo para el medio ambiente. La Policía Local está investigando de qué viviendas pueden provenir, por ello reclama a los vecinos de diseminados que si conocen de alguna vivienda que esté haciendo ese “atropello medioambiental” deben ponerse en contacto con la Policía Local, que de forma privada escuchará su llamada, facilitándonos la tarea y alertando de que no podemos consentir determinadas actuaciones en nuestro término municipal”.